Video clandestino carapintada/golpista: Operativo Dignidad (1987)

Operativo Dignidad

Nota de Octubre de 1987 de Revista VIDEO CLUB

Los militares reivindican todo lo realizado
UN VIDEO EN ROPA DE FAJINA

Operación Dignidad circula clandestinamente en todos los cuarteles y hasta fue emitido por un canal de televisión por cable. Un boom desde el punto de vista cuantitativo, pero cualitativamente muy pobre.
Aunque suene extraño, el video boom del año viene circulando, por el momento, fuera de los carriles normales de comercialización, a través de un circuito clandestino, cuyos espectadores —salvo raras excepciones, como un canal de TV por cable— pertenecen al ámbito castrense, tanto en servicio activo como en situación de retiro. Es Operativo dignidad, un video filmado por un integrante de las huestes de Aldo Rico durante los sucesos de Semana Santa y que volvió a cobrar notoriedad a partir de los incidentes protagonizados por los carapintadas —a veces sin maquillaje—, primero en Los Polvorines y luego en La Tablada. No es difícil imaginar que en el Barrio, más de un editor independiente y hasta alguno adscripto a las majors, deben estar mordiéndose los codos, por haberse quedado al margen de la distribución, y seguramente estarán buscando un master o una copia aceptable para un tiraje mayúsculo.
Gente de VIDEO CLUB tuvo oportunidad de ver el citado videocasete, cuya duración es de 35 minutos, con imágenes bastante defectuosas y un sonido nada relevante, en el cual los puntos fuertes son las alucinantes arengas de Rico.
¿Quién filmó? ¿Quién hizo las copias? ¿Quién aportó la cinta virgen? Hasta el momento no existen repuestas, aunque muchos dedos apunten —sin ninguna prueba concreta— hacia los Servicios de Inteligencia. Y en tren de conjeturas, no es descartable que quienes manufacturaron el video, que por ahora transita por territorio militar, organicen un lanzamiento que abarque también a la población no uniformada. Este trucho, que hasta el momento no ha sido objeto de ningún procedimiento por parte de Delitos Económicos, figura como una realización de Baio Producciones AR —razón comercial inexistente— y representa una operación ilegal comentada, institucionalizada, y que no ha merecido la menor sanción, aunque más no sea que por evasión al fisco. Por mucho menos, Al Capone fue a parar entre rejas. 

Nota de Diciembre de 1987, revista VIDEO NEWS.
video carapintadas

Con intensa circulación, aunque sin haberse comercializado aún; dos videos documentales sobre los sucesos que dominaron el interés de los argentinos durante la última Semana Santa, ofrecen dos posiciones diferentes ante el mismo acontecimiento: la insurrección militar ocurrida en abril del corriente año.
Ambos videos ofrecen un enfoque enfrentado sobre los episodios de aquellas jornadas y su exhibición conjunta llegó a motivar una platea heterogénea en reciente reunión integrada por figuras como Simón Lazara, socialista y vicepresidente de la Asamble Permanente por los Derechos Humanos; María Julia Alsogaray, diputada ucedeísta; y el ex mayor del ejército Ernesto Barreiro. Unidos ante la pantalla y enfrentados en el debate, cada posición estuvo representada por su correspondiente cinta electrónica.
El primero en circular es el video "Operativo Dignidad", que comienza con imágenes de Córdoba y Campo de Mayo; con apariciones del Mayor Barreiro y el Regimiento de Infantería cordobés. A los comentarios sobre un ejército vaciado de autoridad y el generalato oficinesco, sucede la presencia del Teniente Coronel Aldo Rico, con su respuesta a la agresión contra las Fuerzas Armadas". Se habla de guerra contra la subversión bajo los adjetivos de "justa y necesaria" y se comenta la disposición en un centenar de oficiales y suboficiales para reivindicar al Ejército. A la aparición de los "Carapintadas" se acompaña interesante material de archivo sobre operativos antiguerrilleros en Tucumán y registros inéditos sobre la Guerra de las Malvinas, concluyendo la secuencia con el texto de rendición en el conflicto bélico y comentarios sobre penetración izquierdista en cine, teatro y televisión. Una conferencia de prensa ofrecida por Rico ofrece críticas al entonces gobierno por "carácter de una política sobre la fuerza" como asimismo se cuestiona la conducción económica de Martínez de Hoz y se señala que ha fracasado "un estilo de comando". La imagen de un soldado con fusil es acompañada por vítores a la Patria y al Ejército, pasando luego a una visión desolada de la Plaza de Mayo con la aclaración de eximir a los insubordinados de cualquier intento golpista contra el gobierno democrático. En otros pasajes de este video bautizado como "Operativo Dignidad" se observan las gestiones del Juez Piotti para ingresar a Campo de Mayo y entrevistarse con Rico, en tanto se niega la existencia de sedición alguna.
El registro del discurso presidencial muestra una manipulación, gracias a la cual Alfonsín menciona al grupo de rebeldes como "héroes de Malvinas", el público lo ovaciona. Versión contrastante con la silbatina que recoge el otro video.
La clausura de "Operativo Dignidad" destaca la adhesión del Teniente Coronel Santiago Alonso a ese "ejército real" encarnado por Rico y sus aliados de Semana Santa; para finalizar con imágenes de soldados mutila¬dos, la tumba del Gral. San Martín, so¬bre el marco sonoro de "Dios y la Patria"; y una críptica mención de producción Baio Prod. AR, e.s.q_x. 27/02/50.
Técnicamente impecable y con bue¬na realización "Operativo Dignidad" contó con locución profesional anónima.
Conocido como "el video de Semana Santa" la aparición de "Operativo Dignidad" no tardó en encontrar respuesta en el mismo sistema, a través de un "contravideo" que muestra la movilización popular con carácter anti-golpista.

Esta segunda producción con distinto punto de vista que el anterior fue producido por "Entre todos", vinculado explícitamente a la revista homónima y al Movimiento "Todos por la Patria".
La realización lleva por título "¿Quién dirige la batuta?", en referencia a los estribillos de jóvenes manifestantes contra los militares, que ocupan la apertura del documental. También contrapuesto al video anterior en su estilo "¿Quién dirige la batuta?" exhibe los recursos del cine-reportaje, y el cine-ojo propuesto por Dziga Vertov. Los títulos finales incluyen la firma de la premiada cineasta americana residente en México, Estela Bravo, de reconocido prestigio en el cine latinoamericano y esposa de Ernesto Bravo, argentino secuestrado y torturado durante el segundo gobierno peronista, que también firma la producción. Tal vez allí se explique el acento centroamericano de la locución que señaló la diputada Alsogaray. Este video presenta imágenes toma¬das por corresponsales extranjeros durante Semana Santa, alternando reportajes a la gente y a líderes políticos, contrarios al movimiento castrense, sin excluir el humor. Sin ocultar tampoco la desprolijidad y la inmediatez "¿Quién dirige la batuta?" ofrece enfoques de los partidos políticos movilizándose y de Alfonsín hablando en el Congreso, oponiendo escenas con el Mayor Barreiro, el Teniente Coronel Rico, y secuencias de represión policial. Luego de una evocación sobre la Plaza de Mayo en abril de 1982; el Presidente Alfonsín recupera el cuadro hablando desde la Casa Rosada y acompañado por el Dr. Cafiero; advirtiéndose en estos pasajes algunos problemas técnicos posiblemente ocasionales. La escena del regreso presidencial al balcón exhibe aquí la mención de "héroes de Malvinas" acompañada por una gran silbatina, directamente opuesta a la ovación ofrecida por "Operativo Dignidad". Aparecen luego opiniones sobre los juicios militares y sobre la Ley de Obediencia Debida, con declaraciones del público y observaciones de la movilización de Pascua, la situación económica, los obreros y una mención de "democracia para el futuro".
Las escenas de- cierre incorporan imágenes rodadas con posterioridad a Semana Santa y otras dedicadas a los juicios protagonizados por militares.
Entre "Operativo Dignidad" y ¿Quién dirige la batuta?", no son pocas las diferencias; y hasta puede sugerirse la visión conjunta de ambas producciones, ya que resulta especialmente interesante la confrontación que ofrece la pantalla y sobre la cual el eventual espectador puede discrepar o reafirmar más vivamente su propia interpretación de los hechos. Sin edición a la vista, estos cassettes divorciados políticamente alientan desde el video un mismo recurso de comunicación como herramienta de discusión y debate, en este, como en cualquier otro tema que la sociedad exija.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Con la tecnología de Blogger.