El Charles Bronson chileno: o idénticamente igual (1981)

el-charles-bronson-chileno

En los 70, Charles Bronson era una estrella cinematográfica mundialmente famosa, tanto como para que algunas películas tuvieran como objetivo principal explotar su star power: en el afiche de La fuga increíble (Tom Gries, 1975), su nombre tenía el mismo tamaño que –y casi formaba parte de– el título del film. En esos ’70 (precisamente en el verano de 1978) en Chile, un programa de televisión llamado Sábados Gigantes entregó el premio de su concurso de parecidos a un señor que pasó a ser conocido como “el Charles Bronson chileno”. Así las cosas, como si Bronson fuera un arquetipo imperturbable y como si en ese parecido se jugara algo de la identidad de un país, el Bronson chileno y su representante son ubicados o autoubicados en un lugar estelar, que asumen con gallarda extravagancia. Mientras tanto, no pocos transeúntes opinan sobre su parecido, su importancia y su atractivo. El documental de Carlos Flores es una de esas películas con gran poder de observación, de enorme agudeza, que tienen la capacidad para leer las aspiraciones y frustraciones de un país a partir de los más inesperados intersticios. El Charles Bronson chileno es un film singular, un documental que es también una feroz comedia sociológica, una reflexión sobre un país y, definitivamente, un film a descubrir.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Con la tecnología de Blogger.